18 julio 2008

QUADORRA 2007 - Y.... FIN!!! POR FIN!!! SACABÓ

Seguimos...


Domingo por la mañana, bien limpios y doloridos del día anterior, dimos cuenta de un buen desayuno, no sin antes grabar las intimidades más obscenas de los integrantes de la expedición, entrando por sorpresa, cámara en mano, en todas y cada una de las habitaciones. Jordi medio en pelotas, descojonándose de “Farruquito” y sus slips ajustados y muy rellenos...
Morte y Pozi, en una habitación que las pobres señoras de la limpieza tardarían horas en dejar habitable...
Inmaculada habitación que compartían mi hermano Xavi y Salva el oso”, de lejos los más ordenaditos, limpios y curiosos...
Y la mía con José Luis, de la que preferí borrar las tomas... ejem.

Desayuno fuerte, sin demasiada prisa, tiempo para vestirnos de “romano” de nuevo, pagar el buen trato recibido y de nuevo en marcha.


Estar en Andorra y no parar a comprar algo, es casi un sacrilegio, aunque los precios no son lo que eran, aún hay cosillas que valen la pena, aunque solo sea por tradición. Así pues, paramos a comprar queso de bola, azúcar, “toblerone”, perfumes, algún medicamento azul (¡) y como no, tabaco (los que fumaban, claro)
Bien cargados de recuerdos andorranos, llenamos depósito un 20% más barato que en España y para la frontera por carretera, ya que se nos habían hecho las 11:00 de la mañana, pelín tarde.
Lo cierto es que nadie parecía en condiciones de reemprender la vuelta. Creo que un remolque para el quad y un buen asiento en un coche se hubiese pagado a precio de oro por más de uno.
Peeeeero... La aventura es la aventura.
Decidimos dejar de lado parte de la ruta inicial por pistas y caminos y tomar un atajo que nos llevaría por carreteras secundarias a recuperar buena parte del tiempo perdido, para no alargar la agonía de nuestros doloridos culos.


Desde Fornolls, tomamos pista dirección al Pedraforca, majestuoso, con su doble pico, por unas pistas en un estado ideal. Poco polvo, ningún charco cargado de agua, pero sí algo de barro. Circulación de otros usuarios de la montaña mínima...
Eso sí. Nos encontramos una parejita en bicicleta.
Él, bastante cachas.
Ella, un bombón.
Se disponían a iniciar un descenso cuando los adelantamos, saludándolos cortésmente (eso siempre, por favor) y bajamos un pelín a cañon. Diez o doce kilómetros más abajo, paramos a comentar el tramo.
Divertidísimo, lleno de buenos saltos y de orquillas llenas de graba húmeda, ideal para cruzadas controladas sin fin... Y el tipo cachas de la bici, a tumba abierta, como si fuera una moto de enduro, pasó por delante nuestro casi sin sudar... apenas unos segundos después de haber parado nosotros.
Maquinón de tío!!
Inmediatamente después de pasar, se pusieron en marcha nuestros cerebros masculinos, unimos “A” con “B” y dedujimos que la chica vendría por detrás... Medio babeando por la ilusión de volver a verla, nos pusimos a esperarla. Y tardaba... tardaba... hasta que al fin apareció y estallamos como locos a su paso, con aplausos, silbidos y vítores, como si fuese el mismísimo Indurain quien bajase por aquel camino. Jamás he visto una cara tan roja en una tía... Y no era por el esfuerzo...


Al retomar el camino aún tendríamos oportunidad de cruzarnos a la parejita y darles el saludo de despedida... buena gente en el monte.

Paramos 20 kilómetros más adelante en una fuente medio escondida, de la que mana agua fresquísima y de calidad excepcional (agua del Cadí).
Una vez llenas las botellas y cantimploras, el primer grupo salimos de nuevo, pero escasamente 2 kilómetros más adelante, me doy cuenta que estoy solo. Espero y espero, pero no llega nadie. Me doy la vuelta, temiendo algo malo y... zas. Vuelco sin consecuencias del SUZUKY ATV de José Luis.
Al parecer, Xavi, Salva y José Luis arrancaron a fondo detrás de mí. Pero Xavi salió con el freno de estacionamiento puesto, y para quitarlo, paró. Salva, que iba detrás, tubo que esquivarlo con una maniobra un pelín dura y José Luis se vio chocando contra Xavi, contra Salva o subiéndose por la pared del camino... no le quedaba otra y subió hasta que volcó casi en parado. Revolcón sin consecuencias serias (un espejo, algún plástico doblado y el orgullo dolorido)


Recuperados del sustillo, volvemos a la pista, más tranquilos... Unos 60 kilómetros más adelante, la mano derecha de mi hermano Xavi dijo basta. Se le agarrotó de tal manera que ni siquiera con fuertes masajes podíamos relajarla ni cerrarla.
Susto.
Mil calambres y apretones después, y ante la idea de abandonar allí mismo mal solucionamos el tema cambiándole mi Derbi con gatillo por el Derbi de Jordi, con puño de gas. Algo mejoró, y con dos cojones, siguió hasta el final. Mi héroe.

Sobre la una de la tarde, llegábamos a los pies del Pedraforca, muertos de hambre y con los depósitos un pelín secos. Llenamos de “pretoleo” y marchamos a buscar alguien que nos proporcionara combustible para humanos.

Peeeeero...
Al parecer, gracias al puente festivo, había en los alrededores una algarabía de “camacus”* y no había sitio.
  • (Nota: “camacus”: Tambien conocidos por “pixapins”(meapinos)
    De la expresión catalana “que maaaaco!!” (Traducción de “¡qué boniiiiiiiito!”)
    Catalanes de ciudad, adinerados y bien situados, que se compran un todoterreno indecentemente caro para llevar a los nenes al colegio y que en fechas señaladas lo arriman al campo (por peajes, eso sí) a gastarse una “morterá” en restaurantes de lo más rural-fashion, respirando aire puro con olor a mierda de vaca, en pleno contacto con la naturaleza, en una terracita montada para ellos por algún tipo listo que dejó las vacas, que le cuidan un rumano y un paraguayo, para vender naturaleza desnaturalizada y falsa ecología, con cerveza fresca a 10 € el sorbo...)
Encontramos un bar que se apiadó de los tios polvorientos y sudorosos de los quads.
Comimos como pudimos, mitad del grupo en la calle, mitad en mesas separadas en el interior...
Eso sí, bastante bien y no muy caro. Nos respetaron.

Y a seguir ruta. Pasamos por delante del majestuoso peñasco llamado Pedraforca, y paramos a esperar al segundo grupo, que tardaba más de la cuenta.

Por desgracia, un nuevo incidente. En la gasolinera necesitamos de las herramientas de “Farrukito” para reapretar algún tornillo del quad de Jordi, y al guardarlas, no aseguramos la guantera. En medio de la rota pista de subida al Pedraforca, perdió tooooodas las herramientas, y tuvieron que parar a recoger el esturreo a lo largo de 600 metros...


Cuando llegaron a nuestra posición, después de las fotos de rigor, arrancamos con ganas y en apenas una hora llegamos a Guardiola de Berguedá.

Ante el cansancio acumulado, los calambres de la mano de Xavi, la desesperante lentitud de "Pozi" que frenaba hasta en las subidas, etc... etc... se decidió de manera unánime bajar hasta el camping por carretera, de forma placentera, dándoles un merecido descanso a los cacharros y a las doloridas nalgas, en un último tramo casi de paseo, en un atardecer limpio y soleado, con una temperatura muy agradable para la fecha.

Los rayos del sol de atardecer en la cara, la brisa del viento, el ronroneo del motor, el cansancio que se torna de alguna manera casi agradable... momentos de introspección, de no pensar en los problemas diarios, de recuerdo de las anécdotas de la ruta, de risa tonta al cruzar una mirada de complicidad con el compañero mientras ruedas...
Algo así debe ser la felicidad...

Después de esta salida empezó mi particular "via crucis" de médicos, operaciones y hospitales, que me han llevado a estar casi 9 meses después, aún recuperándome poco a poco y sin coger un quad... pero eso es otra historia que hoy doy por terminada.
¡Jaimoto está de vuelta y viene para quedarse!!
Frases del día:

"Felicidad no es hacer lo que uno quiere,
sino querer lo que uno hace."
Jean Paul Sartre - Filósofo y escritor francés.

"El verdadero secreto de la felicidad consiste en
exigir mucho de sí mismo y muy poco de los otros"
Albert Guinon - Dramaturgo francés.

"Soy feliz, feliz, feliz... arrrrrggggg"
Homer J. Simpson, delante de unas chuletas de cerdo,
admirando una cerveza DUFF en la mano...

1 comentario:

  1. Como siempre el relato de lo sucedido, parece una novela de sir Connan Doyle o algo por el estilo, pero si que es verdad que la diversion fue brutal y que ya estamos tardando para hacer otraq rutilla eso si ahora con los nuevos personajes como el Emilio y con los nuevos aparatos, tambien denominados SUZUKI LTZ 400, joder que bestias, eso si son maquinas para hacer rutas bestias, lo siento por tu Derbi que me he enterado que esta un poco cascado espero como buen derbiano que se pueda reparar lo antes posible y tu mejorate que ya va siendo hora de que estes bueno, ademas ya me contaras como va la famosa dieta esa que te esta haciendo perder peso, bueno me despido hasta la proxima, como no jp......

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje!! no te cortes! Tú también haces este blog.

Cuando acabes, dale al botón de VISTA PREVIA, si no consigues enviarlo a la primera...