13 julio 2007

DESTRIPANDO UN QUAD 200, BASHAN, WILDLANDER O LANVERTTI

Lo primero, pediros perdón por la extensión de esta nueva entrada, pero es que me he dejado llevar por la emoción de tener que mostrar el nuevo quad al mundo tal y como es para un piloto de “a pie” y he intentado esmerarme, como os prometí.
Se trata de mi primera comparativa y por supuesto, sin presiones de fabricas ni premios del importador y con una mirada crítica y realista, sin estar pendiente de un sueldo por lo que diga o escriba.
Será por lo tanto, un análisis lo más objetivo posible, al menos así lo intentaré.

ANALISIS - COMPARATIVA
Empecemos con un poco de investigación “googlera”. El WINDLANDER DUNE 200 esta fabricado por:
CHONGQUING ASTRONAUTIC BASHAN MOTOR CO. LTD. a través de un sub-departamento que se encarga de fabricación de quads y ATV’s, BASHAN MOTOR ATV , bajo el nombre comercial de HAWAII.

La fabricación de quads y ATV’s empezó en el año 2004, y además, dispone de una división que ayudó tecnológicamente a poner en orbita el primer cohete espacial chino tripulado. Osea, con chinitos dentro... y que lucen orgullosos en las placas numeradas de los chasis de sus vehículos, con lo que se puede entender el nivel de calidad de sus ingenieros y diseñadores, la tecnología de la que disponen y la ilusión en cada nuevo proyecto, al menos si es para abandonar la tierra.

De todas formas deben luchar contra el lastre de vender un producto chino y lo que ello conlleva para nuestra experiencia, en la que inmediatamente relacionamos:
Producto chino = Producto económico = Producto de baja o muy baja calidad.
Más adelante veremos si esta premisa se cumple...

Por otra parte, WILDLANDER MOTOR CO. es la marca comercial de la empresa DEDALO 2000, S.L. de La Puebla de Alfiden, Zaragoza, importadores para España de todo tipo de productos tecnológicos y de motor, con gran experiencia y seriedad en su sector. Muy amables en el trato telefónico y solucionando dudas y problemas que han surgido. De momento ninguna pega reseñable. Todo perfecto.

Tengo entendido, que en España además existe otra marca que vende el mismo quad, que incluso fue expuesto por ellos en el último salón de la Moto de Madrid, con el nombre de LANVERTTI,

marca perteneciente al grupo Tito Importaciones S.L. , con una amplia red de talleres y servicios de recambios en toda España.

Así pues, el quad que nos ocupa, tiene tres nombres, como el niño Felipe Juan Froilan, pero el cacharro es el mismo, que es lo que importa:

BASHAN HAWAII BS200S-7
WILDLANDER DUNE 200-X
LANVERTTI SCORPIO 200-07

El mío, es un WILDLANDER DUNE 200-X

El aspecto y acabados a simple vista son excepcionales para un quad de su precio (sobre 1900-2200 €) Incluso para un quad el doble de caro, serian acabados de alta calidad.

PARTE CICLO:

NEUMÁTICOS Y LLANTAS
Las gomas de serie, directamente se deben tirar a la basura, sin miramientos. Son mediocres. Muy malas. En mi caso, el quad fue entregado directo de fabrica, tal como sale de la cadena de montaje, con ¡3 bares! de presión en cada neumático, cuando deben llevar 0,3 bares. Además de ser de una calidad ínfima, la sobrepresión en su viaje desde China hasta Zaragoza, les hizo mucho daño, deformándolos sin remedio y convirtiéndolos en una trampa mortal. No recomiendo hacer ni un solo kilómetro con ellas.
Pensar que es imprescindible el cambio por unos neumáticos nuevos, intentando a base de neumático, mantener el chasis lo más horizontal posible con respecto al suelo, con unos neumáticos más altos delante y algo más bajos detrás. El comportamiento del quad cambia radicalmente. Os lo aseguro.

Las llantas, pese a hacer su función, son pesadas y bastante sencillas. Recomiendo aguantarlas hasta que dejen de ser redondas por los llantazos y cambiarlas entonces por algo mejor.

Cuesta encontrar en la industria auxiliar separadores para las ruedas traseras, y dado que de fábrica, la parte delantera es mucho más ancha que la trasera (casi 10 cm), hasta que algún fabricante no se decida a fabricarlos, un giro de llanta, soluciona en parte el problema de estabilidad.

EL CHASIS
Sorpresa. El chasis esta bien diseñado, con soldaduras de buena calidad y pintado en negro mate, con soportes de motor de aspecto robusto. Perfectamente podría soportar un motor más potente (existe una copia descarada de un Polaris Predator con motor de 300cc. y con el mismo chasis)

Las estriberas son de aluminio mecanizado y anodizado en naranja, de muy alta calidad.

Es bastante alto, con una posición de conducción más parecida a un Bombardier DS 650 o a un Polaris Predator que a un deportivo de 400 o 450 más orientados a circuito.

FRENOS
En el apartado frenos nos encontramos con otra agradable sorpresa. Son elementos de buena calidad, que sin ser de ninguna marca puntera, cumplen su cometido más que sobradamente.
Son hidráulicos y de disco en ambos trenes. El trasero un poco sobredimensionado, con latiguillos metálicos inextensibles protegidos por una funda plástica, y con frenada integral en el pie por exigencias de homologación europea.

Un fallo de diseño (o ahorro en piezas), que me ha parecido chocante y bastante peligroso:
La maneta de freno del manillar sirve tan solo como freno de “mano” o estacionamiento, asistido por cable... intentar frenar solo con él, puede darnos un buen susto.
Además, el sistema para bloquear la maneta y dejar inmovil el quad es realmente malo, poco hergonómico y dificil de usar, además de muy poco seguro. Recurrir a dejarlo con una marcha puesta parece mejor idea.

Por el contrario, usar el pedal de freno situado en el pie derecho y que actua de manera integral sobre los dos trenes, detiene al quad con contundencia y control, sea cual sea la situación, llegando a bloquear de atrás tan solo si se pisa demasiado a fondo.

AMORTIGUACION
El basculante trasero dispone de un mono-amortiguador sin bieletas, anodizado en el mismo color granate de los famosos amortiguadores Elca, y con una mecanización espectacular, con cientos de posibilidades de ajuste, tanto en precarga de muelle como en hidráulico. El funcionamiento es muy bueno y es bastante sensible a las regulaciones. Un pequeño cambio tiene una respuesta en el pilotaje del quad. En general, la parte trasera es muy equilibrada y soporta “perrerias” de un tipo de 125 Kg sin quejas.

La delantera dispone de un par de amortiguadores regulables, con botella separada de muy buena pinta, también con cientos de posibilidades de regulación, que actúan sobre unos trapecios bastante largos, aunque anclados al chasis de manera bastante mal resuelta y sin engrasadores. Son críticos a la hora de ponerlos a punto, pero funcionan bien una vez encontrados los reglajes correctos. En trialeras, absorben las irregularidades de forma muy neutra y en saltos “humanos” no llegan a hacer tope, aunque pilote el mismo señor de 125 Kg de antes. Buena nota.

DIRECCIÓN
Manillar bastante alto y abierto de puntas, con una posición cómoda y buena palanca. Barra de dirección de aspecto robusta, tirantes de suspensión de pinta endeble y rotulas de juguete... que durarán un asalto. Son nuevas y empiezan a presentar holguras bastante serias. Tiraremos de garantía en su momento.

La dirección es muy rápida y nerviosa.... y tremendamente imprecisa con los neumáticos deformes de serie y si, además, los reglajes de dirección y de suspensión no son correctos, convierten al quad en un cacharro inconducible y peligroso. ¡Atentos compradores y vendedores!!! No es que sea malo. Sencillamente no tiene los reglajes adecuados.

PLÁSTICOS
Son resistentes, de buena calidad y vienen pintados, en vez de llevar pegatinas (que alguna lleva y de buena calidad) Tienen el problema de presentar una superficie bastante rugosa, de la que es difícil sacar las manchas de aceite o de rasponazos con las botas al subir o bajar. En general, bien. Y aunque podrían mejorar los anclajes de los plásticos al chasis, están al mismo nivel que los japoneses.

OTRAS COSILLAS
Espectacular ordenador anodizado en el mismo color naranja de las estriberas y tapas del motor, que va montado sobre la tija de dirección, de fácil visión sobre todo en horas de poca luz, impresionante de noche, iluminado de un color azul casi extraterrestre. Completísima información la que brinda el aparatito, desde revoluciones, velocímetro, luces de posición, largas, marcha engranada, intermitencias, botón de “warning”, peligro de falta de aceite y temperatura del agua y reserva... impresionante.
Un pero: a plena luz del día, no se aprecian con claridad los leds de reserva (huyyy) ni de peligro por falta de aceite o temperatura (huy huy huyyy).


El tapón del depósito, el bloqueo de dirección y la llave de arranque, se abren con la misma llave tal como se puede apreciar en la foto de arriba. Un detalle de calidad, si no fuera por... ¡TACHAN!!! Los acabados. El tapón es endeble y difícil de usar, aunque de tiene pinta de ser buenísimo y al menos es estanco y encaja bien con el diseño del depósito.
El sistema de bloqueo, a punto estuvo mi hijo de cinco años de arrancarlo de un golpe y el receptáculo de la llave de arranque, se sale constantemente de su lugar. Algo de pegamento o silicona lo arreglará.

El alojamiento de la batería, dio un problema a los 15 minutos escasos de uso. Está justo debajo del colín, en una caja soldada al chasis en una posición bastante expuesta, aunque muy accesible. La batería se sujeta por un trozo de chapa atornillada que roza con los bornes.
Cuestión de tiempo y vibraciones que acabase en cortocircuito, con la batería descargada y en medio de la nada empujando sin conseguir arrancar. Al revisar la
instalación, descubrimos la triste realidad.
Una chapuza de diseño arruinó la batería al dejar comunicado el borne positivo con la masa de la chapa con la que rozaba. Agarramos la sierra y en menos de 30 segundos, solucionamos el problema para siempre.

La tornillería, de calidad china... viene toda suelta y floja. Media horita de ejercicio y todo reapretadito.

Estética. Por delante y por los lados, es espectacular y hace girarse a la gente. Por detras, no han acertado. La posición de la luz trasera, de serie, es demasiado baja. Al poner la matricula, esta quedaba por los suelos, con el miedo de arrancarla en alguna recepción de un salto o de alguna pedrada. Agarramos los fascículos de Bricomania, un taladro, unas brocas o mechas, un flexómetro, y desplazamos todo el conjunto hacia arriba. Otro problema resuelto. Ahora está mejor desde donde lo mires...

Unas cuantas de cal y bastantes de arena...

PROPULSOR
Motor con muy buen acabado exterior, pintado en un color verde botella metalizado discutible, combinado con el color naranja anodizado, el mismo del ordenador de abordo, las tapas y las estriberas (brrr)

Justito de potencia, con pinta de ser bastante robusto, poco apretado pero con rabia desde abajo, de solo 197 cc. y unos 14-16 CV. Es suficiente para iniciación, pero un pelín justo para los más expertos. Pese a todo, tiene un cambio de 4 marchas más marcha atrás, que permite trialear, llanear a unos buenos 60-70 km/h o subir sin problemas por cualquier accidente del terreno que encontremos en la ruta.

Estira sin problemas hasta unas teóricas 8000 rpm, aunque lo encuentro un pelo corto de relación final, con lo que se nota muy forzado en 4 a fondo, donde daria mucho más.
Probablemente con un cambio de piñón por otro con 1 o 2 dientes más, o de corona por otra 3 o 4 dientes menos, rendiría más y con el motor más relajado a costa de perder algo de fuerza, ganaría velocidad.

Una peculiaridad del cambio que puede llevar a problemas, sobre todo a los más expertos o los que viene de la moto. La marcha atrás está en donde el resto de quads y motos del mundo tiene la primera. ¡Cuidado con las salidas tipo semáforo...!!
Eso sí, las marchas entran suaves, sin mucho esfuerzo ni ruidos mecánicos preocupantes. No es un motor Honda, pero es bastante suave.




Los mandos son cómodos, de una pieza y ergonómicamente bien diseñados... excepto el botón de arranque. Este, situado en el lado derecho del manillar, y además del pulsador de arranque, dispone de un gran botón de paro justo encima del gatillo del acelerador, que siempre se pulsa accidentalmente a la hora de afrontar una subida en una trialera. No se puede pilotar de pie, ya que cada vez que se da gas, se roza el maldito botón de paro...
Imaginaros en plena subida trialera, cargando el peso sobre la parte delantera, gas a fondo y a mitad de subida, el quad que se para... ¡horror y mierda puta!!
Lo desmontamos en ruta a la tercera vez que nos sucedió y lo colocamos en la parte izquierda del manillar, junto a la piña de mandos.
Solucionado. Ahora es incluso más cómodo arrancar con la mano izquierda y dar gas con la derecha. Tomen nota, departamento de diseño...

El filtro del aire está directamente anclado al carburador, sin caja de remanso, con lo que deberemos tener muchísimo cariño en los badeos de ríos o al pasar por grandes charcos, por que el motor podría aspirar el liquido con el peligro que ello conlleva para la vida del motor. Por supuesto, al estar tan al aire, es imprescindible un mantenimiento exhaustivo de limpieza, y hay que cambiarlo a la mínima que apreciemos un desgaste en su estructura, y a ser posible, por uno de buena calidad, con una funda hidrófuga (que las hay)

La ventaja, es que el caudal de aire que llega a la mezcla es máximo en cualquier circunstancia, y la respuesta del gas, inmediata, siempre que el motor esté en su temperatura buena de funcionamiento. En frío, surgen ahogos al abrir sin contemplaciones. Veremos en invierno si esto no se convierte en un problema para arrancarlo.

La refrigeración líquida me está dando muchos problemas, y nuevamente no sé si es por falta de puesta a punto o por que está mal resuelta, pero a la hora de trialear o ir muy despacio (a ritmo de quad infantil con niño encima), se calienta el agua hasta el punto de ebullición. Supongo que debe estar mal purgado y conserva alguna burbuja que impide el correcto funcionamiento del propulsor o el ventilador no da para más. Hay que revisarlo...

SENSACIONES AL MANILLAR
La primera impresión a la vista, es de ser un quad espectacular, muy agresivo y deportivo.
Solo al arrancarlo por primera vez, tal como viene de fábrica, e intentar pilotarlo sin matarte, te llevas la gran desilusión y corroboras la idea preconcebida de que todo lo que viene de china es malo... Decepción y rabia se apoderan por momentos. Pero, ahora el mal ya está hecho.
Hay que ponerse a trabajar, por que ni en la fábrica ni en el importador le han dedicado un solo segundo de trabajo mecánico para dejar unos reglajes decentes y medianamente seguros.

Tengo que agradecer el espléndido trabajo realizado por Toni (y la gente de JR-QUAD’s), gran amigo y que actualmente lleva un equipo de competición en el Campeonato de España Juvenil de “Quadcross”, que no paró de trabajar y probar hasta dejarlo totalmente a punto, y convertir un cacharro inconducible en un quad muy capaz y fácil de pilotar, hasta por gente sin ninguna experiencia. Espectacular trabajo, sin duda.

A partir de este trabajo de puesta a punto de chasis, suspensiones, geometrías de dirección y neumáticos, se pueden empezar a sacar conclusiones.

El motor arranca bien, tanto en frió como en caliente, al menos en verano, pero hasta que no está en su temperatura, sufre ahogos al abrir gas ¿otra vez falta de puesta a punto o es el filtro tan abierto?

La posición de conducción es cómoda incluso para los más altos, aunque estos tocarán con las rodillas en los plásticos delanteros al pilotar agresivamente.
Es un quad bastante rápido en zonas ratoneras, muy estable y predecible y perdona los fallos leves de pilotaje. La corta distancia entre ejes, lo torna algo nervioso y divertido a baja velocidad y un pelín inestable al ir a fondo. No tiene una velocidad punta muy alta, pero le sobra fuerza en los momentos de apuro. Divertidísimo si sabes jugar con las 4 marchas.

Muy neutro en la recepción de saltos, sin hacer topes, siempre que los saltos sean normalitos.

Frenos muy buenos, de respuesta rápida, contundente y controlable. Lástima de la maneta de freno delantera, colocada solo para la foto... totalmente inútil incluso como freno de estacionamiento.

En general, es un buen quad de iniciación, si vienes de la moto y sobre todo de cilindradas pequeñas o del coche.

Tiene cientos de pequeños detalles que pulir, pero si eres medio MacGuiver, encima te lo pasarás bien, que es lo que me pasa a mí (botella siempre medio llena, jejeje).

A los mandos y una vez en marcha, nunca te supera y siempre mantienes el control, aunque no tengas demasiada experiencia. Eso sí, ten en cuenta que en poco tiempo se te puede quedar corto. No es el Derbi 250 bicilindrico con su relación peso/potencia casi de un 400cc. y sobrada robustez, ni un Kymco KXR, con su facilísimo motor automático y facilidad de manejo, ni por supuesto un Suzuki 400... exito de ventas en España desde que salió a la calle.

Otra ventaja: para el que no quiera ir solo de excursión, este quad tiene homologación europea, con lo que las dos plazas son legales. Ello cuesta un 12% más en concepto de impuesto de matriculación, aunque un 12% de poco... es muy poco. La cantidad pagada por la matriculación final no superaría la de una multa por ir con el mismo vehículo con dos personas y matricula de vehículo especial (como mi Derbi, placa roja) o sin casco.

CONCLUSIÓN FINAL: Que mal cocinan los chinos... pero que barato.
Los chinos han decidido desde hace tiempo practicar la misma cocina que japoneses, europeos, americanos y canadienses. Lo malo es que antes lo hacían con sardina en vez de salmón, y con huevos de gallina en lugar de huevas de esturión... Si, el resultado engordaba igual al comensal, pero no era lo mismo, ni en forma, ni en sabor, ni en color, aunque era comida.

Ahora, los chinos quieren cocinar con calidad y se han puesto a ello, usando excelentes productos pero...

...Pues va a ser que a pesar de usar los mejores ingredientes para el cocido, los chinos o el importador (¿a quien culpar?) dejaron el plato prácticamente crudo e indigesto, a medio cocinar. Han usado materias primas de primera calidad, pero fallan en la sal, en el toque, en detallitos que acaban arruinando el conjunto final, por económico que resulte de compra.

Penoso y destacable el asunto de los neumáticos. Un simple cambio de gomas, aunque fueran sencillitas, pero de mayor calidad, mejoraria la primera impresión a los mandos de forma contundente.

Es como los dos amigos que van, muertos de hambre, a comer a un chiringuito de feria, y uno comenta:
-“Dios!!, ¡Esta morcilla sabe a mierda!!!”
-“Pues si que sabe a mierda, sí... Menos mal que es barata...” -Y le arrea otro bocado.

Por suerte, conozco un cocinero... un mecánico que me lo dejó de caramelo después de mucho trabajo. Imprescindible una primera revisión a fondo de absolutamente todos los ajustes, bajo peligro de muerte o accidente. Y no es broma.

Personalmente, una vez pulidos todos los problemillas de dejadez o fallos de diseño, es un quad que recomiendo, esencialmente por su increible relación precio-calidad, que revuelca a casi todas las marcas que encontramos en el mercado y gana por goleada. (sobre todo por su bajísimo precio, 1/5 parte de un 400 económico)

Recomendado siempre que no pienses competir en la Baja Aragón o hacer la vuelta rápida al circuito de cross de BellPuig (Lleida). Este cacharro es para lo que és.

Si lo quieres para pasear a buen ritmo en los exteriores de un camping o de la casita de la montaña, para salir algún fin de semana con amigos tranquilos o con quads similares, vivir alguna aventurilla... este es tu quad. Por cuatro duros lo compras, lo matriculas (gestión facilísima con todos los datos y documentos que te entregan) lo mejoras y lo disfrutas.

Los recambios, los tienes a un golpe de teléfono. Y si no sabes mecánica, cualquier taller con ganas de trabajar lo puede arreglar, por que es realmente sencillo y económinco.

Los chinos cada vez son menos malos, pero aún patinan si no se mete alguien de fuera a guiarlos. Tienen ganas pero les falta orientación y lo más importante, les falta acabar bien lo empezado. Como ejemplo, el ya comentado en otra entrada, Manual de Instrucciones en Chiglés (Inglés mal traducido del Chino) "horrorendo", de risa, con fallos terribles en todos y cada uno de los apartados... de pena.
Da que pensar: Si un manual (que es lo primero que lee un comprador) es tan penoso, que demonios nos espera al subirnos al cacharro , si no una muerte segura, larga y dolorosa...

Demosle tiempo al tiempo.

P.D.: Al acabar de escribir todo esto, me he puesto a pensar... ¿Y si realmente solo ha sido el mío el que ha tenido todas estas pegas? Como no tengo otro para compararlo...
El mio al menos, si que ha salido así. Y si surge algo más, lo seguiré comentando como en una prueba de las de larga duración que tanto me gustaban de Solomoto o Motociclismo.

De todas maneras, me he subido en Suzuki's que han tenido tambien bastantes problemillas que pulir, igual que en el Derbi, Kymko, Sportsman, baja DS, etc...

Si este articulillo le sirve a alguien, me sentiré satisfecho, ya sea a la fábrica, al importador, a un cliente final o al colega que venga a divertirse con nosotros y descubrir este mundillo.

Frase del día:

“Voy a dejar la bicicleta. Me cansa y me hace sentir viejo.
La dejaré en la puerta del camping con un cartelito y me la vendo.
...En cambio el quad me hizo sentir de nuevo como un pendejito...”

-Doctor Luis Maiorini-
-(Odontólogo Argentino-Suizo de mediana edad)-