22 agosto 2007

SORPRESAS VERANIEGAS QUADTRERILES

Se acabaron las vacaciones y ya estamos de vuelta al trabajo.
Este verano me he encontrado con una grata sorpresa, que desvelaré al final, y otras más desagradables, como encontrar casi todos los puntos flacos del WILDLANDER DUNE 200-X o del LANVERTTI SCORPIO 200-07, o del BASHAN HAWAII BS200S-7... que como ya sabemos, es el mismo bicho.

Bien. Empecemos con los problemas, que son bastantes y variados, y algunas de las soluciones que he encontrado:

En apenas 300 kms. todos los puntos más flacos del DUNE 200 se han puesto de manifiesto. Eso sí. Tirado aún no me ha dejado.

En la primera lluvia que me pilló, acabaron destruidos tanto el ordenador digital (penetró agua y se comunicó, haciendo estallar las pistas de los circuitos impresos) como el ventilador del radiador (casi de juguete) que lleva de serie, que acabó achicharrado.

Con respecto al ordenador digital, me han confirmado en Dedalo 2000 S.L. (Wildlander) que es una avería rara, seguramente un defecto de fabricación y que procederán a cambiarlo o repararlo en garantía en cuanto se lo envíe. Ninguna pega de momento.

El problema del ventilador del radiador es algo más serio. También me lo cambiaban en garantía sin problema, pero ante la penosa calidad del original, decidí gastarme el dinero y montar un ventilador de verdad.
El radiador de serie es muuuuy justito. Por tanto, es necesario aportar un volumen de aire constante para ayudar a refrigerar todo el calor generado por el motor, sobre todo a 40º a la sombra del verano. Y eso no lo lograba ni de lejos el ventilador de “ordenador” que lleva de serie. Además, pilló cuatro gotas y quedó destruido, totalmente comunicado.

Resultado: Radiador pequeño + ventilador de 4 euros = avería de motor a la vista

La solución, se la pedí a MacGuiver. Me acerque al concesionario Yamaha más cercano y compré el que sin duda es uno de los mejores ventiladores para moto o quad que hay y además, daba las medidas. El que lleva el Raptor 700-2007. No es barato, sobre los 140-160 euros, pero sí se ha mostrado ideal para el correcto funcionamiento y durabilidad del motor del DUNE 200...


CÓMO CAMBIAR EL VENTILADOR DEL WILDLANDER DUNE 200 ó LANVERTTI SCORPIO 200

Para hacer el cambio, empezamos soltando todos los tubos y latiguillos del radiador (ojo con el liquido refrigerante en el suelo). Una vez fuera, desmontamos el ventilador roto y cortamos sin miramientos los soportes antiguos del radiador de aluminio (atención, solo los que fijaban el ventilador... no los del chasis, que hay gente “pa tó”) y pasamos a colocar nuevamente el radiador en el quad.
Originalmente, el radiador está colocado en la parte más interior del chasis, tocando casi el cilindro y las curvas del escape. Al colocarlo nuevamente, lo haremos por fuera, osea, alejado del escape y casi tocando la caña de dirección, en una posición 1cm. más adelantada. Para poder hacerlo, necesitaremos unos separadores y arandelas (unas tuercas grandes pueden servir) para dar la distancia necesaria. Con ello ganamos el espacio necesario para situar el mucho más voluminoso ventilador de Raptor entre el radiador y la curva del escape.

El ventilador también lo debemos retocar un poco. Dispone de tres patas de sujeción, dos iguales, más largas y una cortita. Otra característica es que dispone de un tubo para expulsar todo el líquido que consiga penetrar en el interior de la carcasa.
Se trata de girar el motor sobre la carcasa de soporte, para hacer coincidir el tubo de expulsión de liquido hacia abajo alineado con la pata más corta, y con las dos más largas, alineadas hacia arriba, tal como indica el dibujo. No dudéis en taladrar el soporte para reposicionar el motor en su nueva ubicación. No hay otra manera.

Cortar un trozo de pasamano fino con el que unir las dos patas superiores, intercalando unos gruesos de goma que actuarán como “silent-bloks”, dando separación y ahorrando vibraciones al conjunto radiador-ventilador, tal como se aprecia en el dibujo. Tan solo queda calcular la posición final del ventilador y taladrar el pasamano para anclarlo directamente al chasis, usando los mismos anclajes que los usados de serie en el radiador.

Soldar los bornes al antiguo cable del ventilador, procurando respetar la polaridad y el sentido de giro (caudal de aire de delante hacia atrás, aunque conozco gente que recomienda lo contrario...)
Tener en cuenta que el ventilador está permanentemente en marcha, configuración ya de fábrica, por lo que no estaría de más intercalar un interruptor térmico que lo haga saltar a cierta temperatura, y lo detenga cuando baje (los hay calibrados a distintas temperaturas, 60º, 70º, 80º, 90º) aunque yo aún no lo he hecho y he salido varias veces sin ningún problema. Ya solo queda rellenar, de nuevo, de líquido refrigerante y purgar todo el circuito. No se volverá a calentar hasta la ebullición...

MÁS PROBLEMILLAS....

Otro problema, con solución que proporciona Wildlander, es con el anclaje del freno trasero (al menos con la versión de DUNE 200 que tengo, que es la primera que llegó a España). Se mueve y golpea los laterales con un ruido muy feo y seco, por falta de fijación. El importador me ha prometido enviar una arandela mecanizada por ellos mismos, que arregla este problema, con el que ya se habían encontrado. Las unidades nuevas a la venta, ya lo tienen solucionado de fábrica. Bien.

Y el último problema hallado, por ahora... Se trata de las rótulas de dirección. Con muy poco uso del quad, adquieren unas holguras de casi 0.50 cm por rueda, que prácticamente tornan el quad incontrolable. No es posible reapretar, con lo que la única solución pasa por cambiarlas.
Es otro problema que en el importador tienen presente, pero para el que aún no les he pedido una solución, pues igual que con el ventilador, casi prefiero tirar de la industria auxiliar, con un coste algo más alto (no es gratis, como en garantía), pero con una solución definitiva y de calidad. Ya os contaré.

... Y PARA ACABAR, SORPRESÓN!!!
CHASIS DERBI DXR250 = CHASIS YAMAHA BLASTER

Por último, y como noticia que me ha sorprendido y ha sorprendido a todos los que la han conocido, incluido el concesionario Yamaha donde compré el recambio, mi queridísimo y espectacular quad DERBI de “iniciación”, no solo lleva el motor de la motocicleta Honda CB250, duro, elástico, potente para su cilindrada y bicilíndrico, sino que además, disfruta de uno de los chasis más resistentes y laureados de la historia del quad. Se trata ni más ni menos que de la parte ciclo al completo (Neumáticos, frenos, chasis, llantas, basculante, eje, rótulas, etc..) de origen Yamaha, del archiconocido y premiado BLASTER, un chasis muy fiable y que hasta el año 2005 se mantuvo a la venta sin grandes cambios y durante más de 15 años.

Actualmente, el nuevo quad Yamaha 250, hereda las cotas y estructura básica del mismo chasis que tantas alegrías ha dado a sus pilotos durante décadas, aunque con un nuevo motor 4 tiempos y un cambio estético muy agradecido, con un aspecto de Raptor que impresiona.

Y el DERBI DXR250 puede repararse con recambio Yamaha, pieza a pieza (excepto motor y mandos, logicamente), además de la ventaja de poder disfrutar de todos los complementos que la industria auxiliar vende para el viejo y exitoso BLASTER.

Lo descubrimos después de gripar los cojinetes del eje trasero del
Derbi, gracias a Joan, propietario de un Yamaha Blaster restaurado y cuidado con mimo por él mismo, que se ofreció a ayudarme, dada su experiencia. Fue el que descubrió la coincidencia de diseño entre su propio Blaster y el Derbi. Me cedió los cojinetes que tenia como recambio y los retenes, que sirvieron a la millonésima de milímetro... (sino, me tocaba buscar recambios en pleno més de Agosto por el Berguedà...)

Un punto más, que explica en parte el excepcional rendimiento en el tiempo del pequeño Derbi. Un gran acierto de la fábrica de Martorelles, que desgraciadamente no se aprecia en las ventas finales, quizás por falta de convicción de Derbi en el producto, quizás por falta de publicidad o por que por 1400-2000 euros más según la oferta de ese més (ojo, casi un 33% más), tienes un pedazo de Suzuki LTZ400, éxito de ventas

Frase del día:

“ ... y vendrán los vampiros y nos chuparán la sangre...
(todos a coro) ESO, ESO, QUE NOS LA CHUPEN!!!”
-Cántico de libertad de mis noches de juventud-